Créditos en 24 horas

Creditos en 24 horas

Ese viaje que deseas desde hace tiempo, un nuevo automóvil, un nuevo televisor led o esa deuda que tienes con el acreedor y se te acaba el tiempo para saldar ... Todo esto parece posible de conseguir con los Creditos rápidos o Créditos en 24 horas.

Una gran cantidad de entidades financieras nos ofrecen créditos entre 300 euros y 60.000 euros en 24 o 48 horas, presentando sólo la nómina y el documento de identidad. Todo parece perfecto, ahora bien, tenemos que tener en cuenta los altos intereses que cobran por este tipo de creditos, llegando incluso hasta el 25%.

Hasta ahora, este tipo de creditos era ofrecido por empresas financieras como Mediatis, Eurocrédito, Codifis... pero, actualmente, y frente a la cada vez mayor demanda de estos creditos, los bancos tradicionales han comenzado a abrir financieras especialmente para este negocio, como Bancopular-e, que ofrece distintos productos en la línea de créditos rápidos, o Dinero Express, del BBVA, incluso los bancos tradicionales ya ofrecen productos de este tipo a sus propios clientes a través de cajeros automáticos o la banca electrónica.

El crédito rápido puede ser la solución

Los creditos rápidos o créditos en 24 horas pueden ser la solución a una necesidad puntual, pero debemos ser muy prudentes a la hora de solicitarlos. Como hemos dicho, los intereses son muy altos, y si el creditos se solicita para salir de una situación economicamente "apretada" puntual (hemos tenido gastos imprevistos esta útlima temporada, necesitamos afrontar un desembolso económico puntual ...) seguramente podremos afrontar la devolución del credito (ya que suele hacerse en cuotas bastante reducidas), pero no son la solución a situaciones económicas adversas duraderas o continuadas, ya que su alto interés nos acabaría ahogando todavía más.

Al analizar un créditos en 24 horas o crédito rápido, no se debe tener en cuenta el tipo de interés mensual nominal, sino el TAE. Esta es una información que deben incluir por ley en publicidades y contratos. Pero también hay que tener en cuenta que varía en función de que el interés sea fijo (el mismo a lo largo de toda la vida del crédito) o variable (el que se actualiza periódicamente). El TAE con un interés variable es en realidad un concepto teórico, porque no hay manera de saber cuál será la evolución del índice de referencia. Además, para comparar diferentes créditos posibles a la hora de decidirse, tienen que ser del mismo plazo. Esto se debe a que las comisiones en plazos distintos harán que varíe el TAE, ya que el tiempo es un dato que compone la fórmula para calcularlo. Además de los intereses, debe prestarse especial atención al plazo de devolución: cuanto más tiempo se tarde en devolver el crédito, más dinero se pagará en concepto de intereses.